Los desafíos de la pobreza urbana

casa precaria

Entrevistados: Rob Watson; María José Ramírez y Soledad Nuñez; Víctor Imas

http://www.ivoox.com/desafios-pobreza-urbana_md_3265359_1.mp3″ Ir a descargar

Los asentamientos precarios y las condiciones infrahumanas de varias familias que viven en municipios del Paraguay, principalmente en el área metropolitana, conviven con esa sociedad del exceso y la opulencia. El río, molesto, parece ser que está decidido en mostrar nuestras contradicciones.

La situación

El último informe de la Encuesta Permanente de Hogares 2013, dice que la población paraguaya considerada en situación de pobreza representa 23,8% del total de habitantes del país, lo que significa que cerca de 1 millón 600 mil personas residen en hogares cuyos ingresos son inferiores al costo de una canasta básica de consumo. En el 2007, más del 40% vivía en situación de pobreza.

Si el 33,8% la población rural vive en situación de pobreza, ocurre lo mismo con el
17,0% de la población urbana. Más de la mitad de la población en situación de pobreza reside en áreas rurales (57,4%), y el resto se distribuye de la siguiente manera: 26,6% en Asunción y áreas urbanas del departamento Central y 16% en el Resto Urbano.

La población en situación de extrema pobreza, también denominada indigente llega a 677 mil personas aproximadamente, siendo mayor la proporción en el área rural (17,6% de sus habitantes) que en el área urbana (5,1% de la población urbana).

Las complejidades

Si bien la pobreza ha disminuido en el Paraguay, la cifra sigue siendo alta. Incluso, hay técnicos que hablan de un estancamiento de la situación de pobreza, estancamiento que genera inquietud al contrastarse con los números alentadores del crecimiento del PIB.

“Crecemos económicamente, pero no distribuimos la riqueza”, parece ser la consigna. Y aquí resulta pertinente, las observaciones críticas que sugieren no quedarse en la medición de ingresos como parámetro para analizar la pobreza.

Las inundaciones parecen comprobarnos esta observación, pues traen a nuestros ojos una “verdad incómoda”, aquella referida a miles de compatriotas viviendo en condiciones infrahumanas, hacinadas, sin servicios básicos, con viviendas precarias.

La situación de los Bañados de Asunción es una faceta cruda de la pobreza urbana en el Paraguay. Similares situaciones pueden verse en otros municipios donde proliferan los asentamientos precarios.

Paraguay vive un “permanente desencuentro”: el campo expulsa población, debido a un modelo de agro-negocios excluyente; la ciudad no se prepara para recibir contingentes de personas que demandan suelo, vivienda, salud, educación, agua potable, saneamiento.

Hubo periodos inter-censales en que municipios del área metropolitana crecieron más del 10%, cuando la tasa de crecimiento anual país giraba el 2,5%.

Los desafíos

No puede seguir análizandose los datos desde una división mecánica campo – ciudad, cuando la relación es de ida y vuelta. Ni tampoco puede seguir hablándose de pobreza solo desde el punto de vista de los ingresos.
Y aquí cabe recordar las cifras referenciales de la canasta básica de consumo, párametro para medir la pobreza: G. 607.855 para el Área Metropolitana, 435.067 para el resto urbano y 375.801 para el área rural (los datos son per capita)
¿Es posible que una familia tipo que percibe (hipotéticamente), alrededor de 2 millones al mes, pueda satisfacer sus demandas de suelo, vivienda, salud, educación, transporte, vestimenta, entretenimiento, más aún cuando el Estado no garantiza un servicio público de salud universal, eficiente y eficaz, no existe un sistema de transporte público de calidad o el acceso a agua potable o saneamiento es restringido?
Mientras que el monto promedio de la canasta básica de consumo per capita en el área metropolitana es un poco más de 600.000 guaraníes (150 dólares), para que el Estado diga que no vive en situación de pobreza, en Carmelistas Center, el alquiler mensual de un departamento puede llegar a los 3000 dólares.

Los asentamientos precarios y las condiciones infrahumanas de varias familias que viven en municipios del Paraguay, principalmente en el área metropolitana, conviven con esa sociedad del exceso y la opulencia. El río, molesto, parece ser que está decidido en mostrar nuestras contradicciones.

Sobre los invitados

Hoy nos acompañan como invitados en el primer bloque, Rob Watson y María José Ramírez de la iniciativa Asunción Pub Crawl para tratar sobre el Entretenimiento nocturno en Asunción. Y en el segundo bloque, tendremos a Soledad Nuñez y a Víctor Imas, investigador para hablar sobre Los desafíos de la pobreza urbana

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s