La construcción de una cultura ciudadana

Foto juanheilborn2

Entrevistados: Leonardo Maioli y José Escauriza; Oscar Benítez y Rodrigo Salinas

http://www.ivoox.com/construccion-cultura-ciudadana-audios_md_2688550_1.mp3″ Para descargar el programa, haga click aqui.

La última semana ha estado marcada por una movilización ciudadana en relación a la decisión de los senadores de evitar que Víctor Bogado perdiera sus fueros parlamentarios para someterse a la justicia por los casos de corrupción y tráfico de influencias. Algo que se sumó a dicha movilización fue la reacción de alrededor de 155 empresas que no solo manifestaron su repudio sino que se reservaron el derecho de admisión a sus locales a los 23 parlamentarios que votaron por el no y por dejar impune esta investigación.

Esta situación hace que nos preguntemos ¿Estamos dándonos cuenta del poder que tenemos como ciudadanos? Al no tener respuesta del sistema judicial, ¿empezaremos a utilizar castigos morales para los representantes públicos que violen principios democráticos del contrato social? Son los escraches y la movilización ciudadana las respuestas para que se acabe la corrupción y la impunidad en el país o hace falta algo más? ¿Somos conscientes de lo importante de construir una cultura ciudadana?  Sabemos ¿qué significa la cultura ciudadana? Sobre estas preguntas trataremos hoy en OTIRI, LA CIUDAD EN DEBATE. Preguntas de no fáciles respuestas.

Importancia de la Cultura Ciudadana

La cultura ciudadana fue la herramienta que logró abrir una grieta de transformación social en Bogotá en los años noventa. La cultura ciudadana hizo posible que Bogotá pase de ser una de las peores ciudades para vivir en una ciudad referente en América Latina. Lo mismo pasó en Medellín a partir del año 2006  cuando se trabajó en cultura ciudadana para que esa ciudad sea la justa merecedora del premio a la ciudad más innovadora del mundo en el 2013 y sede del Foro Urbano Mundial en el 2014.

La cultura ciudadana hizo que en la  ciudad de Canoas, Brazil, el homicidio baje en un 75% en tres años.

La cultura ciudadana hizo que Atyra se convierta en su momento en la ciudad más limpia del Paraguay y una de las más limpias de América Latina.

La cultura ciudadana hizo posible que la Costanera de Asunción, pensada como una vía rápida para autos, hoy sea un espacio ciudadano donde circulan personas, bicicletas, rollers y patinetas y se realicen festivales. Además, fue la cultura ciudadana que hizo fuerza para que los concejales dijeran NO a la cartelería y la polución visual en la Costanera.

Qué es la cultura ciudadana

Según la Fundación Corpovisionarios de Antanas Mockus, quien fuera alcalde de Bogotá y principal impulsor de la cultura ciudadana como elemento de transformación social, la Cultura ciudadana es un marco de análisis con tres distintos niveles:

Descriptivo, normativo y prescriptivo.

1. A nivel descriptivo, se entiende por cultura ciudadana el conjunto de actitudes, costumbres, acciones y reglas mínimas compartidas por los individuos de una comunidad, que permiten la convivencia y generan sentido de pertenencia.

2. A nivel normativo, se entiende por cultura ciudadana una visión positiva de convivencia que contempla la tolerancia o el aprecio por distintos proyectos de sociedad, la no violencia, la capacidad de celebrar y cumplir acuerdos, el cumplimiento de la ley, la confianza o expectativa de cooperación de los demás y el interés por lo público.

3. Finalmente, la cultura ciudadana a nivel prescriptivo corresponde al enfoque de política pública orientado a incrementar el bienestar de los ciudadanos a través del cambio de comportamientos colectivos de parte de los mismos. Esto conlleva una concepción de co-responsabilidad de lo público, en el cual no sólo el Estado es responsable del bienestar de sus ciudadanos, o de luchar contra la corrupción y garantizar el cumplimiento de la ley, sino que se reconoce en los ciudadanos un enorme potencial de cooperación.

Este enfoque centra en dos objetivos fundamentales: en primer lugar, aumentar la capacidad de los ciudadanos de cumplir y cooperar de manera voluntaria; y en segundo lugar, aumentar la regulación social por medio de la armonización de desarrollos formales (jurídicos) con sus correlatos informales (regulación cultural y moral), para lograr así comportamientos, actitudes y justificaciones de la gente que sean congruentes con las políticas públicas.

Hacia una cultura ciudadana en nuestras ciudades.

Uno de los principales problemas de la calidad de vida en nuestras ciudades es la falta de una cultura ciudadana que se haga cargo de que se cumplan las leyes tanto desde el lado de los gobernados como desde el lado de los gobernantes.

La cultura ciudadana comienza en el hogar, se construye en la familia, se desarrolla en las escuelas y colegios y se vive en la ciudad, que es equivalente a una gran familia, donde la convivencia exige reconocer hasta dónde llegan nuestros derechos y comienzan los de nuestros vecinos; es indispensable entender que la base de la convivencia es el respeto y el cumplimiento de las normas de convivencia.

Hay ejemplos muy simples que reflejan de manera clara el significado de la cultura ciudadana. En los países desarrollados los vehículos automotores se detienen para dar paso a las personas, en Asunción y otras ciudades, las personas se detienen para que pasen los vehículos. La cultura ciudadana se percibe cuando la persona piensa primero en el interés común o del colectivo que en el propio; cuando estaciono mi vehículo en un lugar inadecuado, estoy afectando a otros vehículos que necesitan transitar por dicho sitio; cuando ocupo las calles, afecto  la circulación de muchas personas que deben pasar por ese mismo lugar. La cultura ciudadana significa educación y se manifiesta en bienestar, seguridad, movilidad y calidad de vida.

La cultura ciudadana no se logra por decreto. Aunque cumplir la ley contribuye a mejorar el bienestar de la comunidad, la sola existencia de la norma no produce cultura ciudadana ni mejora la calidad de vida de la comunidad.

La cultura ciudadana se logra desde la organización de los ciudadanos para hacer que la democracia funcione como se debe para garantizar la inclusión de todos los sectores y que los gobernantes y gobernados trabajen por el bien común.

De ahí la importancia de alimentar el desarrollo de rupturas culturales con el orden que nos ata al pasado o que nos subordina a desaparecer como estado. De ahí la importancia de identificar los lugares donde la “ciudad crece”, esa que promueve el sentido de lo público, el respeto a la diversidad, la meritocracia como valor de la política y el desafío de construir una visión de desarrollo, desde la inclusión y la justicia social.

Invitados

Es por este motivo que iniciativas como la de Leonardo Maioli y José Escauriza, “#15NPy”, tienen tanta importancia. La indignación ciudadana ante hechos de corrupción es parte de la construcción de una cultura ciudadana atenta al quebrantamiento de las normas sociales y valores democráticos.

Leonardo Maioli y José Escauriza son nuestros invitados para el primer bloque, hablándonos sobre lo que dejó y lo que se viene con este movimiento de movilización ciudadana en Asunción varias otras ciudades del país.

En el segundo bloque contaremos con Oscar Benítez, Director de Participación Ciudadana de la Municipalidad de Asunción y Rodrigo Salinas de la Comisión Vecinal Villa Golondrina para comentarnos sobre los principales temas tratados en el congreso de comisiones vecinales de Asunción, realizado recientemente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s