La ciudad del futuro: la ciudad sustentable

SAM_1825 (Medium)

Entrevistados: Carlos Barrail; Ing. Genaro Cristaldo

http://www.ivoox.com/ciudad-del-futuro-ciudad-sustentable-audios_md_2676225_1.mp3″ Para descargar el programa, haga click aqui.

La mayoría de la población mundial ya vive en ciudades.

Casi la mitad de la población mundial vive actualmente en ciudades, y para el año 2050 se prevé que aumente a 75%.pero ¿en qué tipo de ciudad viviremos por entonces?

Ha llegado el momento, dicen los expertos, de empezar a diseñar entornos urbanos más inteligentes y sustentables. Las nuevas ciudades necesitan albergar a una población cada vez mayor y en las que vivimos ahora necesitan modernizarse para cubrir necesidades económicas, sociales y ambientales.

Para el 2002, Paraguay ya era un país mayoritariamente urbano1, con 56,7% de concentración poblacional en esta área y 43,3% en la rural. La supremacía urbana se registró inicialmente en el Censo de 1992, cuando la población que habitaba las ciudades apenas sobrepasaba a la del campo. Se observó un aumento progresivo de la proporción de población urbana que de 34,6% en 1950 llegó a 56,7% en el 2002, mientras que la población rural se redujo de 65,4% a 43,3% en el mismo periodo.[1]

En el año 2009 la población paraguaya ya era de 6.273.103 (urbana 58,8%, rural 41,1%).[2]

Hoy podemos decir que más de un 60% de la población paraguaya es urbana y menos del 40% es rural. Esta tendencia va a aumentar, así como pasa en todo el mundo. Cómo vamos a preparar nuestras ciudades para el futuro?

Hacia la ciudad sustentable”

Si a las ciudades del pasado les dieron forma las personas, las ciudades del futuro serán configuradas por las ideas, y hay muchas que compiten acerca de cómo debería ser un espacio futurista.

Una de ellas gira en torno a la idea de que la ciudad más inteligente es la más ecológica. Los expertos en sustentabilidad predicen ciudades “descarbonizadas”, llenas de vehículos eléctricos, sistemas de bicicletas compartidas y paneles solares, con una calidad en el aire tan mejorada que los ciudadanos podrán respirar un aire limpio.

Las visiones de una ciudad verde o sustentable a menudo incluyen rascacielos donde viviendas y espacio de oficina conviven con invernaderos flotantes o huertas en lo alto de los edificios. Trataríamos así de combinar la urbanización y el desarrollo de nuevas tecnologías con una vuelta a nuestra pasada vida de personas en contacto con la naturaleza, ya no tanto en el campo sino en la ciudad misma.

Punto de quiebre

Las ciudades de hoy están llegando a un punto de quiebre. Un cambio de diseño y administración de lo público y específicamente lo urbano, es inminente.

Los atascos en el tráfico vehicular son cada vez peores, las filas más largas y las redes de transporte más propensas a retrasos. Las interrupciones de energía son cada vez más comunes. La contaminación del aire causada por los gases tóxicos que despiden los vehículos movidos en base a combustión de petróleo, la contaminación sonora de los bocinazos, los accidentes de tráfico que generan muertes y poblaciones con discapacidades físicas, las plazas que se convierten en estacionamientos para autos.

Ejemplo en Asunción

Basta con tratar de salir de Asunción para ir a Luque por la avenida Aviadores del Chaco y encontrarse casi en cualquier horario, no solamente ya en las horas picos, y quedarse estancando en el bus o el automóvil particular. Si no pensamos en un nuevo modelo de ciudad vamos a quedarnos estancados en la ciudad que fue pensada para los automóviles privados y no para las personas, los intereses públicos y el medio ambiente.

El nuevo punto de encuentro ciudadano es el shopping y las despensas barriales cada día son sustituidas por una serie de supermercados a los que indefectiblemente uno está obligado a transportarse en automóvil particular.

Esfuerzos de modernizar el transporte público como el metrobús son constantemente trabados por intereses privados que a su vez tienen una influencia ventajosa en los medios masivos de comunicación y por efecto en la opinión de la gente.

Las bicisendas o carriles exclusivos de bicicleta no terminan de construirse más allá de uno o dos kilómetros y la bicicleta todavía es vista como un medio de recreación y no así como transporte ecológico debido a la falta de inversión en infraestructuras que hoy principalmente se concentran en viaductos, asfaltado de calles y obras menores como el enrejado de plazas.

El concepto de ciudad sustentable

Los promotores de la ciudad sustentable buscan implantar en las ciudades el concepto de desarrollo sustentable que fue adoptado como mapa de ruta por los países miembros de las Naciones Unidas en la Cumbre de la Tierra de 1992 en Río de Janeiro, Brasil. En dicha Cumbre se consensuó la definición de desarrollo sustentable y sostenible como “el desarrollo que satisface las necesidades actuales de las personas sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones para satisfacer las suyas.” La ciudad sustentable es entonces aquella que persigue el desarrollo sostenible  logrando un equilibrio entre el desarrollo económico, el desarrollo social y la protección del medio ambiente.
A partir del concepto de desarrollo sustentable en el mundo internacional y de la necesidad de crear ciudades sustentables en el plano local, surge un nuevo concepto para la gestión empresarial y organizacional. El concepto de triple bottom line o triple resultado fue acuñado en 1994 por John Elkington, el fundador de SustainAbility, una consultora británica. Elkington argumenta que la única manera de saber el costo e impacto real de cualquier empresa requiere una medición clara de los resultados en tres líneas de base hoy conocidas como las tres “P”: People, Profit, Planet. Es decir, sumar a la medición unidimensional de utilidades (Profit), basada en el cálculo financiero de “ganancias vs. gastos” otras dos P. La segunda P implica la medición del impacto social que una empresa tiene con su gente y comunidad (People). Para completar la gestión tridimensional, la P de Planeta requiere una medición acerca del impacto y conciencia ambiental de la empresa.

El trabajo en red para hacer eficiente nuestros esfuerzos

Todos tenemos un rol que cumplir en la mejora de nuestras ciudades.

En primer lugar, el sector público, y principalmente las municipalidades, cuyos cargos principales son elegidos por voto universal, son los principales responsables de cuidar la ciudad debido a la función de representantes que les fue otorgada vía elecciones. En segundo lugar, las organizaciones de la sociedad civil y las empresas quiénes construyendo ciudadanía desde el sector privado deben asegurarse que se respeten derechos colectivos y privados en la construcción de una ciudad sustentable. En último lugar, está el ciudadano a pie que no forma parte del sector público ni está organizado desde el sector privado, y por lo tanto carece de herramientas suficientes para la incidencia, pero igual debe cumplir con sus derechos y obligaciones como ciudadano y participar activamente en la vida pública y no solamente cada 5 años.

Es clave que empecemos a pensar en un nuevo modelo de ciudad e incluir en el debate y en la creación de soluciones a todos los sectores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s