Pensar el futuro en (de) Paraguay

Invitados: Mario Villalba, Sebastian Peña y Arturo Samper
http://www.ivoox.com/pensar-futuro-de-paraguay_md_2252629_1.mp3″ Para descargar el programa, haga click aquí

Queremos hablar del futuro. De cómo lo vemos, de qué estamos haciendo para construirlo. O mejor, hablar sobre lo que estamos haciendo los paraguayos y paraguayas de cara al futuro. Queremos preguntarnos: ¿Qué país estamos construyendo? ¿Cómo nos vemos de aquí a 5 años, cuando acabe el mandato del gobierno entrante? ¿Cómo imaginamos que será nuestro país en el 2037, cuando se cumplan los 500 años de la llegada española a nuestras tierras?

Acción reactiva o proactiva

A manera de introducción, digamos algo que es obvio: de una forma u otra, todos los países, todas las sociedades construyen su futuro. Lo hacen por inercia o lo hacen con una intencionalidad explícita, es decir, con planes, estrategias y políticas que apuntan a preparar el futuro.

En el primer caso, cuando el país es movido por la inercia, las cosas van sucediendo, por efecto de situaciones internas y externas, que se van encarando a medida que ocurren. A esto se suele también llamar “actitud reactiva”, porque el gobierno y la sociedad, reaccionan, de acuerdo con la importancia y la urgencia; a menudo responden más la segunda que la primera. Son países en los cuales la previsión no forma parte de la cultura política dominante. En consecuencia, no suelen estar preparados para enfrentar los cambios.  Aunque tengan riquezas naturales y otros potenciales que podrían poner en valor, no los aprovechan de la manera más conveniente y sostenible; suelen ser países en los cuales crecen o se mantienen altos porcentajes de pobreza y exclusión social.

Otras naciones, sin embargo,  se esfuerzan en diseñar el futuro y establecer las formas más adecuadas para construirlo. Son aquéllos en los cuales prevalece lo que se denomina la “proactividad”, porque se conducen de modo activo, toman iniciativas, impulsan acciones creativas e innovadoras para generar mejoras y asumen la responsabilidad de “hacer que las cosas sucedan”. En otras palabras, deciden qué quieren hacer y cómo lo van a hacer.

En este grupo se encuentran países que, en su historia, han  encarado conflictos de enorme magnitud, como las guerras y los desastres naturales, de los cuales se han recuperado en forma sorprendente, como  Japón y Alemania; otros, que enfrentaron profundas crisis económicas, como los Estados Unidos e Irlanda. Japón, además de los destrozos de la guerra, también periódicamente es víctima de desastres naturales. Sin embargo, está a la vanguardia en la innovación tecnológica, y se sitúa en los primeros puestos en el ranking mundial de competitividad.

“Apagar incendios”: deporte nacional

Nadie duda de que, en el Paraguay,  nos movemos por inercia o impulsados por las circunstancias.

“Apagar incendios” parecería ser un deporte nacional, cuya práctica impide pensar en el mediano y largo plazo.  Todo es “para ayer”. Se genera y alimenta un círculo vicioso que nunca se rompe: como son tantas las urgencias, causadas por la imprevisión, las mismas requieren concentrar la atención y los recursos en lo contingente y  la coyuntura y no dejan tiempo ni espacio para el pensamiento estratégico ni la puesta en marcha de medidas que sirvan para romper el statu quo.

Esfuerzos de los últimos 25 años

En los últimos 25 años, se han sucedido iniciativas que invitaron a pensar en el futuro, impulsadas, en general, por actores privados, como la Iglesia Católica, a finales de la dictadura, con el Diálogo Nacional y el ’97, con la iniciativa “Paraguay Jaipotava, Ñande mante jajapota”.

Posteriormente, un grupo de 45 personas formuló, entre el 2000 y 2001, la Visión Paraguay, con tres escenarios: uno, bastante negativo, que resultaba proyectando a diez años, los datos económicos, sociales y ambientales; otro intermedio y uno optimista, que suponía poner a trabajar juntas la inteligencia, la voluntad y la capacidad que está diseminada por el país.

ENEP (Equipo Nacional Estrategia País) y “Asunción sostenible”

El gobierno de Lugo diseñó la Agenda 2020; en ese  mismo lapso, un grupo empresarial promovió la  Agenda 2030 y también en dicho período, por decreto presidencial, se constituyó el Equipo Nacional de la Estrategia País, conocido por su sigla ENEP.

A nivel urbano, en 2010, se constituyó el grupo Asunción nos Une, con el objetivo de monitorear la calidad de vida en la ciudad, mediante datos recogidos en forma periódica sobre el transporte, la seguridad, los espacios públicos, los servicios urbanos, a fin de que la población conociera si,  de un año a otro, las condiciones mejoran, se mantienen o empeoran.  Este grupo fue evolucionando; hoy se denomina “Asunción sostenible”, y logró que la Junta Municipal de Asunción elaborara una ordenanza para que la Intendencia presente un “Plan de metas”, es decir una propuesta de logros que debe alcanzar durante el mandato. Esta información nos la adelantó el concejal asunceno Carlos Galarza, en nuestra edición anterior.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s