Quo vadis Asunción

SAM_1179
Invitados: Gustavo Codas y Carlos Galarza
http://www.ivoox.com/quo-vadis-asuncion_md_2257859_1.mp3″ Para descargar el programa, haga click aquí
Haciendo una rápida revisión de los diferentes gobiernos municipales que se sucedieron en la capital, desde 1989, con el advenimiento de la democracia y la elección directa por parte de la ciudadanía de sus intendentes y concejales, resalta como grave y de consecuencias imprevisibles, el sostenido deterioro que ha sufrido su gobierno, su territorio y su población.

Durante estos cinco gobiernos electos, no ha habido uno solo que haya podido institucionalizar un plan estratégico de desarrollo de la ciudad que atienda los diferentes desafíos que afronta Asunción en cuanto capital de la república, asiento de los poderes del estado, cabecera metropolitana, madre de ciudades, cuna del primer grito de libertad en América y centro geo estratégico del Cono Sur.

Como consecuencia, los programas y proyectos que se encaran en la ciudad no apuntan al logro de objetivos estratégicos de desarrollo, a mejorar la capacidad institucional ni a la gobernabilidad; no defienden sus recursos naturales ni su patrimonio cultural. Los recursos presupuestarios no son asignados conforme as prioridades estratégicas; cada gobierno reinicia el ciclo de improvisaciones, propio de las acciones municipales.

De la defensa a la franja costera y de ahí a?

Durante la administración del Dr. Carlos Filizzola (1991-1996) se desarrolló el Plan Director de Desarrollo Urbano Ambiental – Asunción 2000”. Aun sin integrar estrategias comunes a toda el área metropolitana, elaboró un modelo de ciudad y propuso los instrumentos de intervención correspondientes. El referido plan fue consecuencia de un proyecto disparador que, iniciado como “defensa costera”, culminó como el que fue dado en llamar “Plan Maestro de la Franja Costera”, en el año 1996. A partir del mismo, que fue objeto de consultas a diferentes sectores de la ciudadanía, no hubo otro que haya fungido de carta de navegación de la administración. En consecuencia, las inversiones en la capital no se encuadran en el marco de un plan que oriente sus efectos hacia objetivos estratégicos.

¿Código de Ordenamiento Territorial?

Durante la actual administración del Dr. Samaniego, se han iniciado talleres para definir un Código de Ordenamiento Territorial e incluso se realizaron gestiones para contratar a Jaime Lerner, ex prefecto de Curitiba, sin que se tenga resultados concretos de esta iniciativa.

Mucho ruido y pocas nueces

A lo largo de las 5 administraciones, se llevaron a cabo varios proyectos puntuales. Sin embargo y, a pesar de estos proyectos, la ciudad no logra mejorar sus indicadores de calidad de vida urbana, no ha mejorado la gestión institucional ni se han transformado las condiciones de pobreza y exclusión de los sectores carenciados.

Planes tales como el Plan Ceta (Transporte Público Metropolitano), el de SICUGA (sobre catastro del gran Asunción) y el la autoridad metropolitana de manejo de residuos sólidos, han culminado sus experiencias sin ser implementados en los dos primeros casos , mientras que el tercero se convirtió en un patético ejemplo del fracaso, hasta de las donaciones, por efecto de la corrupción política y la incapacidad de gestión municipal.

Desde el gobierno nacional

Es importante señalar que, en los últimos años, a partir de la asunción del presidente Fernando Lugo, surgieron desde el Ministerio de Obras Públicas, proyectos metropolitanos de envergadura tales como:

  • la mejora de los accesos (avenida Ñu Guazú, solución de cruces conflictivos con pasos a desnivel, construcción del primer tramo de la avenida costanera, llamado a licitación del segundo, etc);
  • el Parque del Bicentenario;
  • el proyecto conocido como Metrobús, entre otras iniciativas;
  • La municipalidad recibirá las obras, en caso que culminen, pero sin haber liderado las iniciativas ni contar con una “hoja de ruta” en la que se plasme una visión estratégica.

Ideas y slogans

Desde el ámbito municipal surgen proyectos tales como el de extender el ejido asunceno hacia el bajo chaco y el mismo traslado de la capital a la región occidental. Se propone también el desarrollo de un proyecto denominado “Asunción: Ciudad Puerto” con el agregado del desarrollo de una ciudad industrial en una isla en la zona del bañado sur. Se suman igualmente slogans tales como “Asunción capital verde”, sin que se conozcan exactamente los componentes de estas iniciativas , que permitan comprenderlos más allá de la retórica o del marketing político. Trasladar la capital al otro lado del río pareciera ser una utopía retro – futurista, tal como convertir una isla del bañado sur en centro logístico de la capital, la región y el mundo.

Los proyectos mencionados requerirían (cada uno) un análisis detenido y particular para evaluar las características específicas con las que fueron concebidas y su impacto sobre las necesidades que pretenden resolver. Aunque nacidos de la identificación de alguna prioridad para la ciudad, tienen por denominador común el no estar integrados a un modelo de ciudad deseado y compartido y, sobre todo, carecer de una visión estratégica del futuro de la ciudad.

Las consecuencias de la ausencia del liderazgo asunceno

Sumado a ello y, quizás, lo más preocupante, resulte que el gobierno de Asunción, el que debiera liderar los procesos de desarrollo del territorio metropolitano, teniendo en cuenta su condición de cabecera, aparece como receptora pasiva de aquellos proyectos que suponen u orientan hacia un modelo ciudad sobre el que no puede incidir.

Es así como, del Proyecto de Desarrollo de la Franja Costera, concebido originalmente, pasamos a un proyecto fundamentalmente vial, el cual, en vez de integrar la ciudad con el río, más bien la segrega. Lo mismo podemos mencionar de la avenida Ñu Guazú, que, antes que resolver un nudo conflictivo de tráfico en la ciudad, traslada a Asunción el problema generado en Luque, no sin antes destruir el patrimonio cultural y ambiental de la ciudad, postergando igualmente proyectos que privilegian sistemas masivos de transporte público.

El Plan Ceta, estudiado desde fines de los años 80, pasa de una propuesta como la de los Buses de Tránsito Rápido (BRT) y la racionalización del sistema de transporte público vigente a una descabellada idea de trenes sobre elevados.

No podemos saber aún hacia donde conducen los proyectos que se emprenden en Asunción y su área metropolitana. Pero de lo que sí podemos estar seguros es que, mientras el gobierno de la capital siga carente de una visión estratégica y siga sin liderar la gestión de su territorio metropolitano, los proyectos seguirán siendo realizados con el mismo azar y con la misma lógica de la improvisación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s