Ciudad y cultura: cambios, continuidades y contradicciones

DSC00295

Invitados: Carlos Cataldi y Ticio Escobar
http://www.ivoox.com/ciudad-cultura-cambios-continuidades-contradicciones_md_2153173_1.mp3″ Para descargar el programa, haga click aquí

Un proceso que está a la vista de todos y todas.

Asunción y su entorno metropolitano están viviendo importantes transformaciones de orden físico,  económico y cultural que significan, probablemente, uno de los mayores impactos para la capital y las ciudades aledañas en sus casi cinco siglos de historia.

El  programa de hoy lo dedicaremos a resaltar tales aspectos: en esta presentación inicial y en las conversaciones que mantendremos con nuestros invitados.

¿Qué ha cambiado y qué está cambiando?: el paisaje de la ciudad, que no es sólo su aspecto físico, sino las conductas colectivas, que se manifiestan en nuevas costumbres, nuevas ofertas y demandas, usuarios con formas muy diferentes de expresarse y vivir la ciudad, la emergencia de nuevas identidades, es decir, de colectivos y grupos que desean ser reconocidos por sus características particulares y, en cuanto tales, gozar a plenitud de los derechos ciudadanos.

Ciudad dual

Obras de infraestructura, como la Avenida Costanera y los parques costeros, los edificios corporativos, los hoteles y centros comerciales están transformando la imagen metropolitana, haciéndola semejante a la de otros centros urbanos del mundo. Grupos, particularmente, de jóvenes,  que impulsan iniciativas en el campo de la música, el teatro, el arte callejero – como los graffittis -, la moda, la gastronomía, “las bicicleteadas”, las actividades culturales y recreativas en los espacios públicos.

Este abanico de hechos y situaciones se mezcla con el dengue que no retrocede, el incremento de la pobreza y la desigualdad, el tránsito caótico, el pésimo servicio de transporte, las acrobacias de motociclistas que, día a día,  desafían a la suerte, la contaminación atmosférica y acústica, y también con un otoño,  burlado por los lapachos en flor.

Parece ser que la contradicción caracteriza a la metrópoli y la convierte en una “ciudad dual”.

¿En que consiste este interés por la ciudad?

Sin embargo, es claro el hecho de que se percibe un nuevo interés en la ciudad, vista como espacio para ensayar propuestas, en un proceso de conquista o reconquista de la ciudadanía, como exigencia colectiva – aunque aún no generalizada – de una mejor calidad de vida.

¿Es una buena señal la que percibimos, en forma algo incipiente y tal vez desordenada? ¿Son positivos los cambios que estamos viviendo? ¿Vienen para quedarse?

Preguntar-nos sobre las transformaciones

Antes de dar una respuesta afirmativa o negativa, conviene analizar el contexto en el cual se dan estas transformaciones. Debemos preguntarnos:

  • ¿Son cambios programados o más bien espontáneos?;
  • ¿Expresan un movimiento creciente, constituido por grupos que aún no están articulados pero que llegarían a conectarse,  o primará la tradicional actitud de que cada quien se encierre en su isla, levante su cerco?
  • ¿Resultan  estas iniciativas de una visión de largo plazo, que indique a cuál “modelo de ciudad” estamos apuntando o son un fenómeno coyuntural y efímero, como los objetos de consumo masivo, proyectados para una rápida obsolescencia y su reemplazo por otros?
  • Lo nuevo que estamos viendo a diario,  ¿es innovación  o es una simple réplica de lo que está de moda y es importado de los centros mundiales que marcan los gustos y tendencias?
  • ¿Es un efecto de la globalización o esta admite “particularidades” locales y, por tanto, lo que vemos y vivimos en Asunción tiene rasgos propios, diferentes de los de otras ciudades? Es decir, está “paraguayizado”…
  • Nuestro acervo histórico – cultural, ¿es valorizado, sirve de inspiración para que sus características no se pierdan ni se banalicen en el folklorismo? O, por el contrario, terminará siendo una imitación, una simple copia de lo que se plantea en otras ciudades?
  • Pueden verse también cambios en las conductas de los habitantes de Asunción y su área metropolitana, en el sentido de una mayor pertenencia “citadina”. Nos preguntamos si los rasgos rurales, presentes desde siempre en nuestras ciudades, están cediendo paso a conductas indiscutiblemente urbanas.  Es decir, la urbanización no es sólo un dato demográfico sino representa transformaciones culturales profundas.

Lo propio y lo ajeno

  •  Si así fuera, ¿son cambios que promueven una mejor convivencia, el respeto a las normas, la aceptación de las diferencias, la interculturalidad, una mayor cohesión social?
  • O, por el contrario, ¿hay riesgo de que se trate de formas de vivir en la ciudad que no se compadecen de lo que existe, de lo que hemos construido a lo largo de 5 siglos; modalidades que buscan, en síntesis, borrar lo heredado y asimilarse a patrones externos? Algo parecido a lo que, bajo el régimen stronista, se impuso como “modernización”, que llevó a destruir el acervo patrimonial de Asunción y otras ciudades de nuestro país, para sustituirlos con anodinos edificios en altura o playas de estacionamiento.
  • Pero también cabe preguntarse: ¿cuán  externos son esos patrones, si, gracias a las redes sociales, estamos interconectados con los cuatro puntos cardinales? ¿No es ésta la integración planetaria deseable: vernos como partes de un único planeta, hijos de Gaia, tripulantes de la “nave Tierra”, habitantes de la “aldea global”?

La ciudad contemporánea – la ciudad stronista

Temas apasionantes, por cierto. Temas que no admiten respuestas definitivas; temas que, por el contrario, generan más preguntas y dudas. Temas que nos obligan a pensar.

Es un buen ejercicio, al que no estamos acostumbrados, porque nos resulta más cómodo recibir indicaciones sobre qué conviene que pensamos. Qué está bien y que no. Qué es lo deseable, lo que está de moda y que nos enfrenta a una contradicción: el orgullo por nuestra identidad cultural y la propensión a imitar lo foráneo. ¿Cómo encararla?

En tal sentido, y siguiendo con las dudas, nos preguntamos: quienes vivimos en las ciudades paraguayas, ¿somos muy diferentes de quienes vivían en ellas cuando cayó la dictadura stronista? De ser así, ¿en qué somos distintos?

Son muchas preguntas a las que dar respuesta en un breve espacio radial. Aseguramos a la audiencia que hoy trataremos estos temas con dos invitados cuya alta calificación profesional e intelectual nos permitirán enfocar estos temas con rigor y profundidad.

Editorial 15 – Programa radial OTIRI, LA CIUDAD EN DEBATE

Mabel Causarano
Federico Franco – Troche
Vladimir Velázquez Moreira

www.rema.org.py – cds.rema@gmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s