Preguntas post – electorales: La ciudad donde los niños pueden jugar

palacio de lopez

Invitados: Jorge Lara Castro, Marta Benítez y Amelí Schneider
http://www.ivoox.com/otiri-la-ciudad-debate_md_2033224_1.mp3″ Para descargar el programa, haga click aquí

Todavía estamos bajo los efectos de los resultados de las elecciones generales. Para algunos, fueron inesperados, mientras que otros, hablan de “resultados cantados”. Desde OTIRI decimos que no esperábamos una diferencia tan marcada, pero reconocemos que la misma, al no dejar duda con relación al ganador – el Partido Colorado, con Horacio Cartes –  permitió el inmediato reconocimiento por parte de Efraín Alegre, que encabezó la  Alianza Paraguay Alegre.

Sorprendidos algunos, no tan sorprendidos otros, nos vemos todos abrumados por una avalancha de preguntas, referidas al escenario político actual y futuro, recogidas de los comentarios de la prensa, de la gente común y de los analistas.

Preguntas que no son fáciles de responder

  • Los colorados ¿vienen para quedarse por mucho más tiempo que los próximos cinco años?  Este temor indujo a muchas personas que no simpatizaban con la Alianza Paraguay Alegre, a darle el voto, porque consideraban esta opción la “menos mala”.
  • ¿Por qué los colorados ganaron las elecciones en forma tan contundente a nivel nacional y departamental?
  • ¿Por qué perdieron el PLRA y sus aliados, a pesar de estar en el gobierno y manejar el aparato estatal? ¿Fue un voto castigo contra el golpe parlamentario del 22 de junio? Si así fuera ¿por qué los electores premiaron a los colorados que fueron la mente que lo pergeñó?
  • ¿Por qué la ANR tuvo que recurrir a un “no político” y “no colorado”, a alguien que dice que estas fueron las primeras elecciones en las que votó? ¿Por qué, a pesar del enorme caudal electoral recogido, con casi 1.100.000 votos y   con tantas décadas de experiencia política y de gobierno, tuvo el Partido Colorado que inventarse un candidato “venido de afuera”?

Otras

  • ¿Habrá gobernabilidad? ¿Podrá un empresario articular con los parlamentarios de la ANR? Recordemos que el “talón de Aquiles” del gobierno de Lugo fue la ingobernabilidad, ya que el PLRA, comenzando por su entonces Vicepresidente, parecía salido de la película “Durmiendo con el enemigo”?
  • Un empresario exitoso no permite en su empresa “quintas columnas” ni franco tiradores. Apenas se perfilan, los anula. Da instrucciones de inmediato cumplimiento. Asume riesgos, elige a sus colaboradores; los despide, cuando no cumplen sus funciones con la debida eficacia.  ¿Cómo se desempeñará Cartes?
  • ¿Cuáles facturas pagará Cartes? ¿A quiénes debe favores? ¿Cuáles compromisos pactó? Hablamos no sólo en el ámbito nacional sino en el internacional.
  • ¿Quién será el principal articulador en el Congreso? ¿Juan Carlos Galaverna? ¿Se mantendrá el viejo estilo o habrá innovación?
  • Tras la unidad lograda para estas elecciones, ¿se formarán las bancadas A, B, C, que negociarán, como es habitual,  votos por beneficios particulares o grupales?
  • ¿Cuáles alianzas podrían darse en el Parlamento? Logrará el PLRA articular una alianza con sus aliados electorales con quienes suma, 18 bancas (contados los del UNACE)?, o,  ¿Será la estrategia “Todos- o casi – contra el PLRA”? ¿Es probable que los parlamentarios de Avanza País y Frente Guasu (7 senadores) encuentren más fácilmente formas de entendimiento con la ANR que con el PLRA, partido disminuido en su representación y desprestigiado por sus desaciertos?
  • Por qué la izquierda no se unió? Ante la situación dramática de un país que profundiza las desigualdades, que ve aumentar la exclusión, con su pequeña clase media en progresivo deterioro, un empresariado ciego, sordo y mudo ante la exclusión social, intelectuales que actúan como islas, incapaces de configurarse como vanguardia, con una educación entre las peores del mundo, agobiada por epidemias ¿cuáles fueron los obstáculos que no pudieron zanjar para concurrir “juntos pero no revueltos” a las elecciones? ¿Favoreció al resultado de los senadores obtenidos en el congreso, ir divididos? Y con ello, se privilegió entonces la acumulación de  fuerzas internas al interior de la coalición?
  • ¿Por qué el campo progresista no resulta atractivo para los sectores populares? ¿Por qué la mayoría de los votantes confió en los partidos tradicionales, que sumaron el 85% de las preferencias? A pesar de la enorme precariedad en la que se debate casi el 40% de la población paraguaya, ¿resultan más confiables los artífices del fracaso que los pregoneros de la buena nueva?
  • ¿A donde fueron los votos obtenidos por los senadores del FG y AP quienes obtuvieron más de 150 mil votos que sus candidatos presidenciales? ¿Fueron a la Alianza Paraguay Alegre?
  • ¿Hay posibilidades de autocrítica o,  en vísperas de las elecciones del 2018,  nos encontraremos con igual o más fragmentación que la actual?
  • ¿Por qué los jóvenes, en su mayoría, no concurrieron a las votaciones? ¿Se trata de un problema de comunicación? ¿Estamos ante una brecha generacional y una fractura insalvable? ¿En las próximas elecciones habrá igual o mayor ausentismo juvenil? ¿Importa a los jóvenes vivir en un país pensado y conducido por adultos a quienes no reconocen como interlocutores? Representan más del 30 % de la composición del padrón electoral.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s