¿Qué nos deja SETAMA?

¿Qué nos deja SETAMA?

Invitados: Karina Rodriguez y Elvio Segovia

http://www.ivoox.com/que-nos-deja-setama_md_2079624_1.mp3″ Para descargar el programa, haga click aquí

Retroceder o aprender

Nos parece oportuno analizar, una vez más, el  TRANSPORTE PÚBLICO y hacerlo, remarcando los efectos negativos de la ausencia de una autoridad metropolitana de todo el sistema.

Los territorios metropolitanos se caracterizan por la extensión de la mancha urbana,  desde una ciudad madre (meter, en griego) hacia otras que la circundan y forman, por tanto, una sola gran ciudad (polis).

Por ello, en estos casos, es necesario articular acciones y políticas de desarrollo entre las instituciones públicas que lo integran de manera a orientar:

  • la ocupación del suelo,
  • la preservación de los recursos naturales y el manejo de las cuencas hidrográficas compartidas,
  • la construcción de infraestructura, la provisión de equipamientos urbanos y, sobre todo, los servicios públicos, que,  por lo general,  afectan a más de un municipio.

A pesar de la fuerte demanda, no existe una autoridad de gestión del territorio metropolitano. Cada municipalidad, en base a su autonomía consagrada con rango constitucional, desconoce las políticas públicas impartidas, por acción u omisión, por sus pares vecinos, con los cuales está conurbada, es decir, interconectada física y funcionalmente.

Normativas desactualizadas y contradictorias

En lo relativo a las normativas que regulan la prestación del servicio de transporte público, dentro de cada municipio, la gran mayoría carece de las respectivas ordenanzas y, en el caso de Asunción, la que está vigente se encuentra desactualizada.

Las normativas municipales resultan contradictorias entre sí. En un municipio se regula de una manera y, en el contiguo, de otra. Ocurre, por ejemplo,

  • con la exigencia de años de vida útil de la flota,
  • la inspección técnica vehicular,
  • y los  estándares de confort y seguridad.

El pecado original de SETAMA

También cabe señalar las graves deficiencias en La Ley que crea la SETAMA, del año 2000.

A pesar de las buenas intenciones puestas para  la creación de un ente metropolitano regulador – la Secretaría de Transporte Público del Área Metropolitana -, esta institución ha perdido – si alguna vez la tuvo –  toda capacidad para velar por el interés general; se encuentra hoy día subordinada a los intereses de empresarios, políticos y trabajadores,  quienes deciden, las trascendentales cuestiones que afectan a toda la ciudadanía que vive en el área metropolitana de Asunción.

La SETAMA tuvo un error de gestación: colocó en la máxima instancia de la institución – el Consejo Directivo  – a los actores que deben ser regulados. Contradicción inaceptable: no se puede ser juez y parte. O,  como nos recuerda un dicho popular, no conviene “que el zorro cuide el gallinero”.

El remedio puede ser peor que la enfermedad

Es cierto que la SETAMA acumuló un merecido desprestigio que hoy es sancionado con el proyecto de ley que prevé su eliminación.

Creemos, sin embargo, que el remedio puede ser peor que la enfermedad. Los errores cometidos con la SETAMA deberían ser capitalizados como aprendizaje para diseñar e implementar un arreglo institucional adecuado a la dinámica metropolitana, que responda al  interés general.

La SETAMA, o el órgano competente a ser creado en substitución de la misma, debe contar con los recursos legales, humanos, financieros y tecnológicos para la regulación, planificación y fiscalización de la operación  servicio. El órgano precisa un sistema de control de tráfico para fiscalizar la operación del complejo sistema de transporte público metropolitano, dependiente hoy exclusivamente de la arbitrariedad de los controles que se efectúan en la calle.

¿Retroceder o aprender?

La propuesta de ley, que tiene media sanción de los senadores,  solo plantea la eliminación del órgano vigente y devuelve las competencias de la SETAMA al Viceministerio de Transporte, retrotrayéndonos a la situación de hace 13 años. Esta decisión desconoce los aspectos de fondo comprometidos en la mejora del sistema de transporte metropolitano y es también un  retroceso en el proceso de descentralización del estado.

No podemos delegar la regulación, la planificación y la fiscalización de la operación  del servicio a un órgano centralizado del gobierno nacional,  que carece de las competencias para atender la especificidad de la problemática metropolitana. Los municipios y, sobre todo, la capital, como centro neurálgico de todo este territorio,  no pueden ser ignorados.

Repetimos. La necesidad de implementar gradualmente el sistema troncal de transporte y la racionalización del sistema requieren una institucionalidad que avance sobre las lecciones aprendidas con la SETAMA, y no la vuelta al modelo centralizado de la dictadura.

Efectivamente, es insostenible e inviable la actual política pública del transporte,  basada en el privilegio de una minoría. Es urgente revertir la tendencia al aumento exorbitante del parque automotor de vehículos particulares que colapsa la infraestructura, genera caos en el tráfico, contamina el ambiente y exige cada vez mayor espacio público (que es prácticamente inexistente) para dar cabida a casi un vehículo particular por cada persona transportada a través de este medio.

Editorial 6 – Programa radial OTIRI, LA CIUDAD EN DEBATE

Mabel Causarano
Federico Franco – Troche
Vladimir Velázquez Moreira

www.rema.org.py – cds.rema@gmail.com

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s